Ayúdanos a ayudar

Si tienes la intención y la voluntad de hacer parte de algo positivo pero no sabes dónde, cómo ni cuándo, no te preocupes, nuestros equipos de voluntarios y colaboradores te ayudarán a ver la vida de una manera más positiva mostrándote cómo usar tus dones para mejorar tu calidad de vida y de quienes los necesitan.

Nuestro compromiso

Cambiar la forma de ver noticias enfocándonos en una connotación positiva, con la finalidad de mejorar el día a día de nuestros lectores cansados de recibir cargas negativas de noticias que lo único que hacen es llenarlos de inconformidad, dolor y rabia.

Redes sociales

Síguenos en nuestra redes sociales y mantente al tanto de nuestros voluntariados.

 
 
 
 
   

 




Voces

344 visitas Febrero 05 de 2018 07:46



Hoy es probablemente el mejor día de la humanidad


RafikNemeElHeraldo.jpg

© Heraldo


El biólogo evolutivo e investigador de la Universidad de Columbia, Rafik Neme habla sobre eventos, procesos, historias y evidencia sobre el presente como un mejor futuro de la humanidad.




Quiero empezar estas líneas declarándome optimista respecto al futuro. Y con esto me refiero a cualquier futuro, pero en particular a nuestro futuro como sociedad y como humanidad.

		  

Como especie, hemos recorrido un largo camino de innovaciones biológicas que nos han permitido cambiar nuestro lugar en la cadena alimenticia de oportunistas de alto rendimiento a predador último y, en el proceso, hemos logrado un lugar entre las especies más exitosas que ha albergado nuestro planeta. Considero que esta medida de éxito se puede definir a partir de nuestra capacidad de colonizar, habitar y transformar casi cualquier ecosistema terrestre en el planeta, así como los desarrollos tecnológicos y culturales que nos han permitido la exploración de la naturaleza desde las escalas microscópicas hasta las astronómicas.

		  

También hemos desarrollado innovaciones culturales y tecnológicas que gradual y progresivamente le permiten a nuestras sociedades romper con esquemas naturales de poder. Con esto me refiero a que nuestras sociedades no siguen necesariamente dinámicas de supervivencia en la que los más fuertes prevalecen, sino que también obtienen provecho de miembros menos favorecidos en características individualmente valiosas.

		  

Un claro ejemplo es que gracias a los avances biomédicos disponibles durante su vida, el astrofísico Stephen Hawking ha hecho contribuciones sustanciales a nuestras nociones de cosmología universal. No es descabellado imaginarse que si Hawking hubiera nacido un par de siglos antes, sus contribuciones (y nuestras ideas del universo) habrían estado fuertemente limitadas por su discapacidad física. Así mismo, es posible imaginar un futuro en el que las posibilidades biomédicas levanten limitaciones de quienes sufren síndromes similares. Si Hawking naciera un par de siglos en el futuro, tal vez sus aportes serían incluso más profundos.

		  

Este tipo de lógica no sólo se aplica a casos médicos, o de discapacidades, sino a contingencias históricas. Desafortunadamente, en ciertos momentos de la historia, hay quienes han declarado a miembros de la sociedad como inferiores, o menos dignos de consideración igualitaria. Las razones para estos suelen ser usualmente de dominio y explotación. Como ejemplos de progreso cultural en los últimos tres siglos podemos ver la gradual inclusión de las mujeres a la sociedad productiva, la abolición de la esclavitud, y la apreciación de los niños como miembros activos de la sociedad, entre otros.

		  

Las dinámicas sociales cada vez hacen menos aceptable globalmente el abuso de poder hacia personas en desventaja, algo que por pura justificación natural debería ser la norma. La norma de supervivencia feroz a costa del otro se ha ido reemplazando gradualmente por dinámicas de cooperación, apoyo, y crédito social. De igual forma, las muertes violentas continúan en descenso y los niveles de educación en ascenso.

		  

Es en este contexto, dejando muchos ejemplos sin mencionar, considero que hoy es tal vez el mejor día de la humanidad. Lamentablemente el futuro no llega de la misma forma ni al mismo tiempo para todos, pero como especie es acertado decir que cada vez desarrollamos estrategias que nos alejan de una “norma natural” de supervivencia y supremacía del más fuerte; que dan lugar a sutilezas propias de la interacción entre múltiples actores y la posibilidad de beneficiarnos mutuamente con miembros aparentemente débiles.

		  

Cabe anotar que estas tendencias no son productos pasivos o espontáneos en la historia. Cada uno de estos cambios ha sido el fruto del esfuerzo y sacrificio de muchas vidas en el proceso, del compromiso y entrega de quienes consideran que vale la pena trabajar por un mejor futuro. La evidencia apunta a que luchar por un mejor futuro, aunque difícil, no es una tarea en vano. Es posible vivir en el mejor día de la humanidad, y simultáneamente imaginarse un mejor mañana.

		  
		  




ARTÍCULOS SUGERIDOS

  La culpa y la responsabilidad no van de la mano: Will Smith

 365 días de agradecimientos

 Justina tiene 12 años y concientiza sobre donación de órganos mientras espera un corazón

 Reflexiones: Enseñando a los niños a ver de igual a igual a las mujeres

 Una invitación a la resiliencia

 El “mañanitis” es nocivo para la felicidad

 Lo empleados pueden ser felices con, sin o en contra del entorno

 Principios científicos para ser feliz con lo que haces



Rafik Neme
Colaborador
Dr. en genética evolutiva
Publicaciones:1
Fuente:SentirPositivo
http://www.sentirpositivo.com
Publicaciones recientes

Redes Sociales