Ayúdanos a ayudar

Si tienes la intención y la voluntad de hacer parte de algo positivo pero no sabes dónde, cómo ni cuándo, no te preocupes, nuestros equipos de voluntarios y colaboradores te ayudarán a ver la vida de una manera más positiva mostrándote cómo usar tus dones para mejorar tu calidad de vida y de quienes los necesitan.

Nuestro compromiso

Cambiar la forma de ver noticias enfocándonos en una connotación positiva, con la finalidad de mejorar el día a día de nuestros lectores cansados de recibir cargas negativas de noticias que generan frustración, dolor y rabia.

Redes sociales

Síguenos en nuestra redes sociales y mantente al tanto de nuestros voluntariados.

 
 
 
 
   

 




Voces

290 visitas Octubre 15 de 2020 07:55



Economía doméstica, una propuesta de educación escolar


EconomiaDomesticaPrincipal.jpg

© Tedx Montreal Women


La idea fue presentada en un “micrófono abierto” sobre educación en Tedx Montreal Women.






En un momento de la historia en el que las familias luchan por tener una vida equilibrada, reintegrar la “Economía Doméstica” al plan de estudios de los colegios, ayudaría a conseguir ese equilibrio.

		  

Imagínense los colegios fomentado el orden y la limpieza de la casa de una manera consistente, creativa y consciente. A los niños estudiando jardinería y cosecha; haciendo la tarea del fin de semana, preparando una ensalada para la comida o el almuerzo, o separando los residuos de la mesa. De kindergarden a último año de bachillerato, niños comprometidos con el trabajo del hogar, su entorno, sus familias y la naturaleza. Todo, validado por los padres, la comunidad y el colegio.

		  

Hace unos meses, al principio de este verano, mientras observaba pasar kayaks por la ventana de una cabaña donde pasábamos una semana de vacaciones en las montañas de Montreal, tomé mi celular para revisar Facebook y encontré una invitación a participar en un “micrófono abierto” sobre educación en ‘Tedx Montreal Women’.

		  

La educación en el mundo es un tema sobre el que estudio con mucha pasión y disciplina desde hace por lo menos diez años. Ese interés me ha llevado a participare en diferentes eventos, uno de ellos sobre los orígenes y el futuro de la educación, precisamente en Montreal, en el que uno de los expositores fue el recientemente fallecido Sir Ken Robinson, uno de los estudiosos sobre educación y creatividad más conocido de los últimos tiempos, y otro, una sobrina de Albert Einstein, quien de alguna manera me impulsó a participar en este micrófono abierto.

		  

En ese oasis de la naturaleza en el que me encontraba, con la satisfacción y la plenitud de haber barrido y trapeado la cabaña de cabo a rabo, y todavía con el aroma del desinfectante de lavanda en el ambiente, vino a mi mente una idea que ronda en mí cabeza desde hace mucho tiempo y que, con mis hijas y mi marido en la casa las 24 horas de día por la pandemia, tenía muy fresca: que los colegios volvieran a enseñar “Economía Doméstica” -Home Economics, por su nombre en inglés- como en la época de mi mamá. Pero no solo a las mujeres, sino a todos los estudiantes, desde el jardín.

		  

Rápidamente me inscribí a través de un pequeño formulario en el que pedían datos como mi nombre, el correo electrónico y solicitaban que enviara un texto con el resumen de mi idea. Después de ese momento de emoción, volví a centrar mis pensamientos en la naturaleza que podía apreciar desde la ventana.

		  

Un par de días después, recibí un correo en el que me citaban a un ensayo. ¿Que qué? ¿Así tan rápido? ¿Por qué? En sesenta segundos, máximo, debía exponer mi idea frente a una audiencia a través der la plataforma de conferencias Zoom. Me costó trabajo resumir en un minuto todo lo que tenía en la cabeza, pero hice mi mejor esfuerzo. Luego empecé a ensayarlo, como si me estuviera preparando para una presentación en el colegio. Solo que esta vez, las palabras no me salían de la cabeza como una lora, sino directamente del corazón.

		  

Hice mi presentación de prueba, me dieron un par de consejos y el visto bueno, y me citaron para el día oficial del evento, dos días después -la cuestión iba en serio-En efecto, dos días después, estaba sentada al frente de mi teléfono, el pelo recogido en una media cola y una lámpara apuntando hacia mi rostro para que me vieran claramente.

		  

El evento empezó con un saludo de la directora de Tedx en Montreal y la proyección de un vídeo sobre la empatía como para relajar a todo el mundo que, por lo menos en mí, surtió gran efecto. Entre las imágenes y la música de fondo me empecé a sentir como la mujer maravilla hasta que, justo cuando llegó mi turno, mi marido y las niñas llegaron del parque con su alboroto habitual, y me desconcentré casi que por completo. Sin más remedio, empecé a recitar la presentación -sentí que hablaba como una lora, desde la cabeza. Luego llegaron las reflexiones por parte de los asistentes y el evento finalizó con una amena despedida. Me sentí un poco desanimada por haberme distraído, pero bajé a saludar a mi familia con el alivio de haber salido de eso.

		  

Hace un par de semanas vi el video, todavía sin editar, del evento completo. Después de todo, y a pesar de la distracción y de los nervios, al verme, me di cuenta de que las palabras no solo venían de mi cabeza, donde las había guardado para la presentación, sino también del corazón, donde habían nacido.

		  
		  




ARTÍCULOS SUGERIDOS

 Economía doméstica, una propuesta de educación escolar

 Voces con propósito

 Sembrar esperanza durante la pandemia

 Las 50 cartas del esfuerzo y la esperanza

 La dosis diaria requerida para una buena salud mental durante la cuarentena

 Así aprendí a mantener la calma en un momento de peligro

 La casa, más que un espacio físico

 La corona de espinas que duele en el siglo XXI

COMENTARIOS DE NUESTROS SEGUIDORES


















Sara Moreno
Colaboradora
Publicaciones:6
Fuente:SentirPositivo
http://www.sentirpositivo.com
Publicaciones recientes

Redes Sociales

Productos Sentir Positivo

  • Buso blanco SP

    Fabricante : Sentir Positivo

    Contacto : productos@sentirpositivo.com

    Disponibilidad : SI

    Valor unidad : $40000

    Valor mas envio: $48000

    Buso blanco

  • Buso negro SP

    Fabricante : Sentir Positivo

    Contacto : productos@sentirpositivo.com

    Disponibilidad : SI

    Valor unidad : $40000

    Valor mas envio: $48000

    Buso negro

  • Chaleco negro SP

    Fabricante : Sentir Positivo

    Contacto : productos@sentirpositivo.com

    Disponibilidad : SI

    Valor unidad : $120000

    Valor mas envio: $128000

    Cheleco negro acolchado

  • Chaleco rojo SP

    Fabricante : Sentir Positivo

    Contacto : productos@sentirpositivo.com

    Disponibilidad : SI

    Valor unidad : $120000

    Valor mas envio: $128000

    Cheleco rojo acolchado

  • Gorra blanca SP

    Fabricante : Sentir Positivo

    Contacto : productos@sentirpositivo.com

    Disponibilidad : SI

    Valor unidad : $25000

    Valor mas envio: $33000

    Gorra blanca

  • Llavero metal SP

    Fabricante : Sentir Positivo

    Contacto : productos@sentirpositivo.com

    Disponibilidad : SI

    Valor unidad : $10000

    Valor mas envio: $15000

    Llaveros de metal

  • Llavero tela SP

    Fabricante : Sentir Positivo

    Contacto : productos@sentirpositivo.com

    Disponibilidad : SI

    Valor unidad : $10000

    Valor mas envio: $15000

    Llaveros de tela metal

  • Sueter mujer blanco SP

    Fabricante : Sentir Positivo

    Contacto : productos@sentirpositivo.com

    Disponibilidad : SI

    Valor unidad : $30000

    Valor mas envio: $38000

    Sueter blanco

  • Sueter mujer negro SP

    Fabricante : Sentir Positivo

    Contacto : productos@sentirpositivo.com

    Disponibilidad : SI

    Valor unidad : $30000

    Valor mas envio: $38000

    Sueter blanco

  • Tasa blanca SP

    Fabricante : Sentir Positivo

    Contacto : productos@sentirpositivo.com

    Disponibilidad : SI

    Valor unidad : $10000

    Valor mas envio: $15000

    Tasa blanca