Ayúdanos a ayudar

Si tienes la intención y la voluntad de hacer parte de algo positivo pero no sabes dónde, cómo ni cuándo, no te preocupes, nuestros equipos de voluntarios y colaboradores te ayudarán a ver la vida de una manera más positiva mostrándote cómo usar tus dones para mejorar tu calidad de vida y de quienes los necesitan.

Nuestro compromiso

Cambiar la forma de ver noticias enfocándonos en una connotación positiva, con la finalidad de mejorar el día a día de nuestros lectores cansados de recibir cargas negativas de noticias que generan frustración, dolor y rabia.

Redes sociales

Síguenos en nuestra redes sociales y mantente al tanto de nuestros voluntariados.

 
 
 
 
   

 




Voces

391 visitas Junio 30 de 2020 14:03



Las 50 cartas del esfuerzo y la esperanza


JesuusBlanquicetPrincipal.jpg

© Jesús Blanquicet recibiendo el diploma de grado de periodista.


Esta es una historia de cómo los sueños pueden cumplirse y se tiene fe, perseverancia y disciplina.






El pasado 27 de junio en Venezuela se celebró el Día del Periodista en conmemoración de la creación del diario El Correo del Orinoco, fundado por Simón Bolívar en 1818 y considerado el más importante de la independencia venezolana. A propósito de la fecha les cuento cómo fue que me convertí en periodista.

		  

Hace 12 años decidí que, definitivamente, quería hacer una carrera universitaria, pero ni mamá ni yo teníamos la mínima posibilidad de pagar siquiera un día de clase y acceder a un cupo en las Universidades publicas es difícil.

		  

Tomé la decisión de inscribirme en tres procesos de admisión en universidades privadas para cursar comunicación social (quería ser periodista). Quedé seleccionado en las tres y el tiempo corría contrarreloj: debía formalizar la inscripción y la matrícula del semestre.

		  

Mi mamá que sabía de ese sueño -que de seguro lo compartía conmigo desde hacía muchísimos años atrás- se sentó conmigo y comenzamos a idear las maneras de cómo podríamos hacer para poder lograr la inscripción y el pago de, al menos, el primer semestre.

		  

Ella me dijo que compráramos unas 100 hojas de papel bond tamaño carta, unos 50 sobres y tres lapiceros de tinta negra.

		  

-“Escribamos cartas a personas importantes de este país en las que le manifestemos tus deseos de salir adelante, de querer ayudar a tu familia, de superarte y por supuesto de querer hacer algo por este país”- me dijo.

		  

Así fue. Mi mamá, con una letra impecable de molde, que guardaba igual proporción en el tamaño de las palabras (porque no teníamos computadora y mi letra es pésima) escribió a mano las cartas.

		  

En las misivas plasmamos todos esos deseos. La intención era poder buscar el patrocinio, beca o ayuda para poder lograr ese sueño. A cambio yo ofrecía trabajar, para que de esa manera se compensara la ayuda.

		  

En las cartas, recalcamos que la intención era arrancar el primer semestre, que después yo intentaría buscar una beca en la Universidad para cursar el resto de la carrera.

		  

Las misivas estaban listas un las remitíamos a personas influyentes del país. Dispusimos la fecha para la distribución y determinamos que debían ser entregadas en una semana.

		  

Entonces, organizamos las direcciones (en Caracas) a fin de que pudiese entregar las cartas en las empresas que estaban más cercas, de esa forma economizaría al máximo los pasajes que tenía destinado para ese fin.

		  

Llegó la semana. Recuerdo que desayunaba y salía de la casa temprano, para que rindiera el día. Caminé como loco, me llovió, aguanté sol, no almorzaba y aún así no desistí del objetivo. Lograba entregar las cartas tal y como se había planificado.

		  

Llegó el viernes y las 50 cartas habían sido entregadas. Tocaba esperar. Llegó el lunes de la siguiente semana. El teléfono sonó varias veces, preguntaban por mí, atendía y me decían: “¡Qué osado!, ánimo, sigue adelante; en estos momentos, no tenemos recursos”. Las personas, al menos, habían leído las cartas.

		  

Se acabó la semana y el plazo para formalizar la inscripción en dos de tres de las universidades a las que me había postulado había cerrado. Solo quedaba el plazo abierto para la universidad más alejada de mi casa (a dos horas y media de recorrido en bus y metro). Todo parecía imposible.

		  

Llegó la siguiente semana algunas llamadas, en la misma tónica. ¡Sigue adelante! El Viernes, a 5 la tarde el teléfono sonó y la persona se identificó como el presidente de un grupo de medios importantes en Venezuela.

		  

-“Jesús, ¿cómo estás? He quedado conmovido con tu relato y tus ganas de salir adelante. Estoy saliendo, pero *Juan te atenderá el lunes para hacer todas las gestiones lo más rápido para que podamos pagar la inscripción y la matrícula de la universidad. Tu único compromiso es mantener un buen promedio académico y ser un buen estudiante durante los próximos 5 años. Dios te bendiga”, me dijo el señor.

		  

Estudié la carrera que quería en la que considero la mejor universidad de mí país. Conocí la gente más maravillosa que he podido conocer entre compañeros y profesores.

		  

Durante los cinco años, mantuve mi promedio académico, trabajé en la misma empresa que me becó, siempre recibiendo el trato más digno. Llegaba en las noches a la casa estudiar y hacer las tareas.

		  

Me permitieron moverme por todas las áreas de la compañía, prensa escrita en web y papel, mercadeo, publicidad, relaciones corporativas y producción de contenido audiovisual. Después de graduado quedé vinculado laboralmente a la empresa.

		  

La situación de Venezuela me obligó a salir del país. Pero estoy convencido de que regresaré con todo este aprendizaje que acá (Colombia) he adquirido y lo invertiré en esa empresa qué creyó en mí.

		  

¿Como no agradecer a Dios y a esas personas que entendieron el mensaje que él les envió? ¿Tienes un sueño? Realízalo, haz que se cumpla. A veces creemos que nada pasará con lo deseamos, pero tan sólo un poco riesgo y fe podría determinar todo.

		  

PD: Todos los días, desde hace 12 años, bendigo y le pido a Dios que bendiga mil veces a esa persona que creyó en mí y a la empresa que me dio la oportunidad de estar hoy donde estoy.

		  
		  




ARTÍCULOS SUGERIDOS

 Sembrar esperanza durante la pandemia

 Las 50 cartas del esfuerzo y la esperanza

 La dosis diaria requerida para una buena salud mental durante la cuarentena

 Así aprendí a mantener la calma en un momento de peligro

 La casa, más que un espacio físico

 La corona de espinas que duele en el siglo XXI

 ¿Qué hacer para sentirnos positivos?

 Retos, prioridades y acciones concretas

COMENTARIOS DE NUESTROS SEGUIDORES


















Redes Sociales

Productos Sentir Positivo

  • Buso blanco SP

    Fabricante : Sentir Positivo

    Contacto : productos@sentirpositivo.com

    Disponibilidad : SI

    Valor unidad : $40000

    Valor mas envio: $48000

    Buso blanco

  • Buso negro SP

    Fabricante : Sentir Positivo

    Contacto : productos@sentirpositivo.com

    Disponibilidad : SI

    Valor unidad : $40000

    Valor mas envio: $48000

    Buso negro

  • Chaleco negro SP

    Fabricante : Sentir Positivo

    Contacto : productos@sentirpositivo.com

    Disponibilidad : SI

    Valor unidad : $120000

    Valor mas envio: $128000

    Cheleco negro acolchado

  • Chaleco rojo SP

    Fabricante : Sentir Positivo

    Contacto : productos@sentirpositivo.com

    Disponibilidad : SI

    Valor unidad : $120000

    Valor mas envio: $128000

    Cheleco rojo acolchado

  • Gorra blanca SP

    Fabricante : Sentir Positivo

    Contacto : productos@sentirpositivo.com

    Disponibilidad : SI

    Valor unidad : $25000

    Valor mas envio: $33000

    Gorra blanca

  • Llavero metal SP

    Fabricante : Sentir Positivo

    Contacto : productos@sentirpositivo.com

    Disponibilidad : SI

    Valor unidad : $10000

    Valor mas envio: $15000

    Llaveros de metal

  • Llavero tela SP

    Fabricante : Sentir Positivo

    Contacto : productos@sentirpositivo.com

    Disponibilidad : SI

    Valor unidad : $10000

    Valor mas envio: $15000

    Llaveros de tela metal

  • Sueter mujer blanco SP

    Fabricante : Sentir Positivo

    Contacto : productos@sentirpositivo.com

    Disponibilidad : SI

    Valor unidad : $30000

    Valor mas envio: $38000

    Sueter blanco

  • Sueter mujer negro SP

    Fabricante : Sentir Positivo

    Contacto : productos@sentirpositivo.com

    Disponibilidad : SI

    Valor unidad : $30000

    Valor mas envio: $38000

    Sueter blanco

  • Tasa blanca SP

    Fabricante : Sentir Positivo

    Contacto : productos@sentirpositivo.com

    Disponibilidad : SI

    Valor unidad : $10000

    Valor mas envio: $15000

    Tasa blanca